De acuerdo con la NIA 240, Responsabilidades del auditor en relación con el fraude en una auditoría de estados financieros, los auditores son responsables de obtener una seguridad razonable de que los estados financieros tomados en su conjunto están libres de errores materiales, ya sean causados por fraude o error. La IAASB destaca y propone en términos importantes la necesidad de que el auditor a raíz de la coyuntura del COVID-19, posea una mayor conciencia de la posibilidad de existencia de fraude o error, teniendo presente que el escepticismo profesional es una prioridad al realizar procedimientos de auditoría.

El incremento exponencial de la responsabilidad de los auditores para informar cualquier posible brecha en los estados financieros.

La NIA 240 tiene la particularidad de resaltar que cualquier error material en los estados financieros, puede deberse a fraude o error y que de hecho el factor diferenciador es si, la acción causal que posteriormente desencadenó la declaración incorrecta fue intencional o no intencional. De tal manera que la función del auditor es determinar si realmente sucedió o no el fraude, y la de revelar cuál es el impacto de este en las cifras de los estados financieros.

Una de las responsabilidades con mayor peso del auditor externo es el de obtener una seguridad razonable de que, los estados financieros no presentan error material, independientemente de que esta sea por motivos de fraude o error. Adicionalmente, también tiene la responsabilidad de asumir la propiedad de su trabajo y proporcionar una seguridad razonable de que no existe fraude o error involucrado. Por eso es clave mencionar que dentro de los aspectos importantes del auditor a la hora de hablar de identificación de error o fraude, es indudable que debe tener la capacidad de dudar sobre la posibilidad de que un conocimiento sea veraz y de la verdad objetiva, dándole paso a lo que se conoce como el escepticismo profesional, esa parte integral del auditor para poder señalar cualquier error material en los estados financieros, su capacidad para reconocer la posibilidad general de que pueda ocurrir una representación errónea de importancia relativa debido a fraude o error, independientemente de la experiencia previa del auditor sobre la integridad y honestidad del cliente.

Al identificar un fraude al auditor tiene la responsabilidad de comunicar el asunto al nivel directivo apropiado, sin embargo, si el personal involucrado en el fraude hace parte de la administración debe remitirse de inmediato ante los encargados del gobierno corporativo, además no debe olvidar su responsabilidad de informar y detallar en caso dado, las sospechas sobre fraude o error que le genere una parte ajena de la compañía.

¿La importancia del escepticismo profesional ante el fraude?

Es probable que el auditor aplique escepticismo profesional en varias etapas desde la aceptación del cliente y en varios puntos durante el proceso de auditoría y en última instancia, la aplicación del escepticismo profesional debe reducir el riesgo de detección porque mejora la eficacia de los procedimientos de auditoría aplicados y reduce la posibilidad que el auditor llegue a una conclusión inapropiada al evaluar los resultados de los procedimientos de auditoría.

El IAASB ha emitido un documento de Preguntas y respuestas del personal titulado Escepticismo profesional en una auditoría de estados financieros , que describe algunas de las áreas de la auditoría donde el uso del escepticismo profesional puede ser importante. Estos se describen a continuación y se relacionan en gran medida con áreas de la auditoría que son complejas, subjetivas o muy críticas.

  • Estimaciones contables: esto puede incluir estimaciones contables del valor razonable, el uso de supuestos importantes por parte de la administración al desarrollar estimaciones contables y la revisión de los juicios y decisiones utilizados por la administración para el sesgo de la administración al desarrollar estimaciones contables.
  • Empresa en marcha: el auditor debe revisar la evaluación de la administración de la empresa en marcha y si los planes de la dirección son factibles, siendo esto particularmente importante cuando existe una duda significativa sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en marcha.
  • Relaciones y revelaciones con partes relacionadas: puede ser difícil obtener información sobre partes relacionadas, ya que el conocimiento puede estar confinado a la administración, lo que significa que el auditor puede tener que depender de la administración para identificar a todas las partes relacionadas El auditor también debe ser escéptico al evaluar la justificación del negocio detrás de las transacciones con partes relacionadas.
  • Consideración de leyes y regulaciones: El auditor debe estar alerta durante la auditoría para detectar indicios de que puede haber una sospecha de incumplimiento de las leyes y regulaciones.

Las características más importantes en una mentalidad escéptica:

  • Una mentalidad cuestionadora, descrita como una disposición a investigar con cierto sentido de duda.
  • Una suspensión de (pre) juicio donde el auditor retiene su juicio hasta que se obtenga la evidencia apropiada.
  • Una búsqueda de conocimiento en la que el auditor tiene el deseo de investigar más allá de lo obvio con el deseo de corroborar la evidencia de auditoría obtenida.
  • Un entendimiento interpersonal, reconociendo que las motivaciones y percepciones de las personas pueden llevarlas a proporcionar información sesgada o engañosa, que incluye mentir, engañar y robar, incluso por parte de los directores ejecutivos y directores financieros.
  • La autoestima y la confianza en uno mismo para resistir la persuasión y cuestionar suposiciones o conclusiones y consultar con partes distintas a la gerencia si no están proporcionando la información requerida.
  • Autonomía, donde el auditor tiene autodirección, independencia moral y convicción para decidir por sí mismo en lugar de aceptar los reclamos de otros al pie de la letra.

El IAASB establece que ‘la necesidad de escepticismo profesional no puede ser exagerada’ y qué adoptar y aplicar una mentalidad escéptica es en última instancia una responsabilidad personal y profesional que debe ser asumida por todo auditor’. Dada la naturaleza cada vez más compleja y subjetiva de los requisitos de las NIIF, los auditores deben tener confianza para desafiar a la administración en una variedad de asuntos relevantes para la preparación de los estados financieros y el IAASB y los organismos nacionales están dispuestos a apoyar a los auditores en la aplicación de escepticismo profesional. Esto, creen, es un elemento esencial del control de calidad y para salvaguardar la credibilidad de la opinión de auditoría.

Pasos sugeridos al auditor para identificar el fraude
Para mejorar las posibilidades que el auditor identifique el fraude, la NIA 240 establece como requerimientos:

1. Discusión entre el equipo de trabajo
El equipo de auditoría debe mantener discusiones o sesiones de intercambio de ideas entre ellos sobre la entidad que se audita. Las preguntas a considerar incluyen la naturaleza y el estado de la entidad en el año anterior y lo que ha cambiado en el año actual; la naturaleza y el estado de los competidores en la industria y cuál es la expectativa en términos del estado y desempeño de la entidad en el año actual; y el estado general de la economía. Si el estado y / o desempeño de la entidad es diferente de la expectativa, es importante que el auditor sea escéptico al investigar la desviación de la expectativa. Durante la discusión del equipo se debe recordar que la administración del cliente que tiene la capacidad de anular cualquier control en el negocio y por ende el auditor debe estar atento a detectar estas situaciones.

2. Procedimientos de evaluación de riesgos y actividades relacionadas
El auditor necesita hacer consultas a la administración así como a otros sobre el fraude y la respuesta de la entidad a los riesgos de fraude identificados. El auditor debe basarse en la confianza en sí mismo para tener el valor de hacer las preguntas difíciles que pueden hacer que el cliente se sienta incómodo. Estas preguntas deben incluir si la gerencia u otras personas entrevistadas han visto algún comportamiento poco ético y cuál sería la respuesta del entrevistado en tal caso. Preguntas de esta naturaleza proporcionarán al auditor una idea de la cultura de la ética en el negocio.

3. Identificación de riesgos
El auditor debe centrarse en los cambios y las medidas no financieras para identificar las discrepancias entre el desempeño financiero y no financiero de la entidad. Los cuatro aspectos del rectángulo de exposición al fraude son los siguientes:

Administración y directores, donde el auditor debe analizar a las personas y su comportamiento. Es fundamental que el auditor evalúe la integridad del cliente, porque esto finalmente determinará si el auditor es neutral en la aplicación del escepticismo profesional o en la realización de los procedimientos necesarios para investigar adecuadamente una anomalía. La relación de la empresa con otras entidades, donde el auditor debe estar alerta a las transacciones con partes relacionadas. La organización y su industria, donde el auditor compara la entidad con la industria y los competidores para evaluar su desempeño en comparación. Resultados financieros y características operativas.

4. Respuesta a los riesgos
Dependiendo de los resultados de las actividades de recopilación de información y la posterior identificación y evaluación de los riesgos de incorrección material, el auditor debe determinar la estrategia general de auditoría y considerar cómo esto impacta la naturaleza, oportunidad y alcance de los procedimientos de auditoría. El plan de auditoría es solo eso, solo un plan, que se puede cambiar a medida que salga a la luz nueva información.

5. Evaluación de la evidencia
El auditor debe considerar si los resultados de los procedimientos proporcionan evidencia de fraude. Es interesante notar que para probar el fraude en un tribunal de justicia, deben estar presentes cinco cosas, a saber, prejuicio, un acto ilegal, tergiversación, causalidad e intención criminal. Si falta una tergiversación, se considera robo y si falta la intención, se considera un error.

6. Comunicación
Siempre que se encuentre evidencia de fraude, se debe informar al nivel apropiado de la gerencia, incluso si el asunto no tiene consecuencias. La gerencia es entonces consciente de los hallazgos y depende de ellos investigarlos más a fondo y determinar si se requiere alguna acción preventiva y / o correctiva. Si este hallazgo resultara en un acto de fraude significativo más adelante, la gerencia será la única responsable de las consecuencias de su inacción.

7. Documentación
Es fundamental que el auditor documente los hallazgos. La documentación debe incluir evidencia de las conversaciones mantenidas, las observaciones realizadas y los hallazgos identificados para permitir al auditor recordar los puntos importantes señalados. Esto puede incluir copias de documentos y fotografías de observaciones cuando se considere necesario.

¿Quiere conocer más acerca de la gestión en la nube de la NIA 240, Responsabilidad del auditor en la auditoría de estados financieros?

Lo invitamos a solicitar más información de nuestro software para auditorias financieras CLICK AQUÍ, para conocer un completo Software de auditorías financieras en la nube, con base en NIA´s, ofrecido por AuditBrain, que le otorga la posibilidad de aumentar sus ganancias, simplificar la organización de la información interna evitando que esta se pierda, gestionar de manera correcta la documentación y revisión de su información, así como la reducción del riesgo de auditoría al estandarizar la metodología de auditoría.

¡Contáctenos! nuestro equipo de profesionales está para atender sus solicitudes.

Enviar Mensaje
👋 Hola, hablemos por WhatsApp
Bienvenid@ 👋
En este espacio podemos ayudarte con cualquier pregunta que tengas.