Dentro de las principales funciones del auditor en una auditoría de estados financieros, está obtener y documentar evidencias suficientes y adecuadas, para poder basar sobre esta información una opinión precisa del auditor.

La evidencia de auditoría es un universo de información

Es necesario comprender que tener una seguridad razonable sobre los estados financieros, significa un nivel de seguridad alto, pero no absoluto. Por esta razón, el auditor necesita de un completo plan de acción para desarrollar y ejecutar los procedimientos propios de la auditoría para obtener evidencia de auditoría suficiente y adecuada para poder sacar sus conclusiones razonables, cimentadas en una opinión concreta y libre del auditor.

La NIA 500 evidencia de auditoría fundamenta cuáles son las responsabilidades del auditor en cuanto a la obtención de la evidencia de auditoría que pueda respaldar su opinión con evidencia suficiente y adecuada. Para alcanzar este objetivo, es necesario acudir a diferentes fuentes que sirvan para hallar información u obtener datos relevantes que complementen el documento. Por ejemplo, podría ser auditorías anteriores o una fórmula que combina diversas técnicas como la inspección, observación, confirmación, recálculo, rendimiento y procedimientos analíticos e investigación.

Tenga en cuenta que la evidencia de auditoría obtenida solo reduce a un nivel aceptablemente bajo el riesgo la opinión del auditor cuando los estados financieros están incorrectamente materializados, por lo tanto, permiten sacar conclusiones razonables, únicamente cuando se documenta suficientemente en el proceso. Esta es una clave para entender que la suficiencia y la idoneidad de la evidencia de auditoría deben estar interrelacionadas.

La información como única fuente de evidencia de auditoría

Está claro, el objetivo de recopilar auditoría no debe ser unicamente por cumplir requisitos. La evidencia de auditoría solo puede ser relevante si es capaz de lograr el propósito de verificar una aserción con respecto a un elemento de los estados financieros. En esta medida, la confiabilidad de la información utilizada depende de su fuente, naturaleza y las circunstancias con las que se obtiene. En este sentido, la normativa NIA 500 evidencia de auditoría, presenta generalidades para su correcta implementación, aunque no siempre es exacto porque están sujetas a excepciones como que la información obtenida de una fuente independiente (tercero) puede no ser confiable si la fuente no tiene conocimiento:

  • La confiabilidad al obtener la evidencia de auditoría aumenta cuando proviene de fuentes independientes fuera de la entidad, siempre y cuando tenga conocimientos sobre el tema.
  • La evidencia de auditoría obtenida directamente por el auditor es más confiable que la obtenida indirectamente o por inferencia.
  • La evidencia de auditoría en forma documental ya sea en papel, electrónica, es más confiable que la obtenida oralmente.
  • La evidencia de auditoría proporcionada por documentos originales es más confiable que la que se proporciona por fotocopias, documentos filmados, digitalizados o transformados.

Así se diseñan y realizan los procedimientos para obtener evidencia de auditoría

 Las diferentes normativas NIA son claras en sus exigencias sobre la manera en la que debe obtenerse la evidencia de auditoria realizando procedimientos de evaluación de riesgos y otros procedimientos.

Siempre será importante un plan de auditoría detallado que indique los procedimientos de auditoría que se realizarán con respecto a aserciones específicas en los estados financieros y la oportunidad con la que se documente. Otro ítem para tener en cuenta en este proceso es el de evaluación de riesgos, pues este podría traer procedimientos adicionales para la auditoría y por supuesto, nivel de aserción en respuesta a los riesgos evaluados.

La evidencia de auditoría generada tras los procedimientos de auditoría dentro del plan que se ha establecido a nivel interno debe ser suficiente, concreta, bien documentada y apropiada para lograr respaldar y/o corroborar, o contradecir en su defecto, las aserciones provenientes de la administración con respecto a clases específicas, por ejemplo, de transacciones, saldos de cuentas o revelaciones en los estados financieros.

Las aserciones, su verificación y objetivos

Al diseñar un plan y ejecutarlo, es absolutamente relevante que se puedan verificar las aserciones específicas de los estados financieros. De esta manera, el auditor debe estar en la capacidad de considerar si los procedimientos ejecutados pueden cumplir con el objetivo de auditoría y seleccionar aquellos que, de forma individual o combinada, logren brindar evidencia suficiente y adecuada.

Existen algunas opciones que le pueden ayudar a encontrar entre los diversos tipos de procedimientos de auditoría, el que le garantice hallar el objetivo de la misma y atinar a la hora de documentar bien las aserciones:

    • Inspecciones: indagar con detenimiento los documentos, proporciona evidencia de auditoría cuya confiabilidad depende de su naturaleza y fuente. La inspección de ciertos documentos puede proporcionar evidencia de auditoría directa de la existencia de un activo, por ejemplo, un instrumento financiero como una acción o un bono donde el documento mismo constituye el activo. Al mismo tiempo, la inspección del documento puede no proporcionar evidencia con respecto a las aserciones de propiedad y valoración del activo. Del mismo modo, la inspección de los activos tangibles puede proporcionar evidencia de auditoría confiable sobre su existencia, pero no sobre los derechos y obligaciones de la entidad o la valoración de los activos. Otro ejemplo puede ser la inspección de un contrato ejecutado que puede proporcionar evidencia con respecto a la aplicación de la entidad de políticas contables como el reconocimiento de ingresos.
    • Observación: generalmente es un procedimiento realizado por terceros para lograr evidencia sobre el desempeño real. Se debe tener cuidado ya que la observación entrega evidencia limitada al momento en que tiene lugar y al hecho de que ser observado puede influir en la forma en que se realiza el proceso o procedimiento en tal ocasión. Ejemplos de observación son la asistencia del auditor al conteo del inventario por parte del personal de la entidad y la observación del desempeño de las actividades de control.
    • Confirmación externa: es evidencia de auditoría lograda como respuesta escrita en forma impresa, medio electrónico u otro medio directa al auditor, de parte de un tercero. Las confirmaciones externas se usan normalmente cuando se confirman aserciones relacionadas con saldos de cuentas, como cuentas por pagar y por cobrar, pero no deben limitarse solo a tales elementos. También se puede solicitar la confirmación de los términos de los acuerdos y transacciones con terceros, si se han producido cambios en los acuerdos existentes o si no se adjuntan condiciones adicionales a un acuerdo, tal vez en un documento separado.
    • Recálculo: este proceso verifica la precisión matemática de documentos o registros, que a su vez se puede verificar la precisión del registro de transacciones o de la política contable. Por ejemplo, recalculando la depreciación de los activos tangibles. Sin embargo, el recálculo no proporciona evidencia de la precisión de la tasa estimada de depreciación cobrada en relación con cada clase de activos.
    • Procedimientos analíticos: debería usarse en varias etapas de la auditoría. En la de evaluación de riesgos, en procedimientos sustantivos de auditoría para verificar las aserciones de los estados financieros y hasta en el final de la auditoría para corroborar si los estados financieros son lo suficientemente consistentes. Los procedimientos analíticos implican evaluaciones de información financiera a través del análisis de relaciones plausibles entre datos financieros y no financieros. A nivel de aserción, los procedimientos analíticos pueden usarse como procedimientos sustantivos, ya sea solos o junto con pruebas de detalles. Los procedimientos analíticos sustantivos son generalmente más aplicables a grandes volúmenes de transacciones que tienden a ser predecibles a lo largo del tiempo y para los cuales existe la expectativa que las relaciones entre los datos existan y continúen en ausencia de indicaciones en contrario.
    • Consultas: es un tipo de procedimiento de auditoría que se usa ampliamente durante la realización de una auditoría además de otros procedimientos. Consiste en buscar información financiera y no financiera de personas con conocimiento dentro o fuera de la entidad. Las consultas son importantes ya que pueden proporcionar nueva información al auditor o evidencia de auditoría corroborativa o, por el contrario, información que difiere significativamente de otra información obtenida por el auditor pero siempre las consultas deben ser respaldadas con pruebas adicionales de auditoria que permitan respaldarlas.

 

La documentación es clave para asegurar el éxito del proceso, pues los resultados, su evaluación y la conclusión a la que se llega sobre si la evidencia de auditoría es suficiente y apropiada para verificar o no la aserción y de paso respalda la opinión del auditor. Por ello los procedimientos de auditoría diseñados y realizados deben documentar claramente el objetivo de auditoría que pretenden alcanzar (en términos de aserciones relacionadas con una clase específica de transacciones, saldo de cuenta o divulgación), el trabajo real realizado, los resultados obtenidos, su evaluación y una conclusión sobre si la evidencia de auditoría obtenida es suficiente y apropiada.

Como siempre que se usan programas de auditoría, solo debe seleccionarse procedimientos y documentación relevantes de acuerdo con la evaluación de riesgos en esa área de los estados financieros, la evaluación de materialidad y el grado en que se desea confiar en las pruebas de auditoria.

Otros puntos específicos para obtener evidencia de auditoría

Mayormente, los problemas en la obtención de evidencia por parte de los auditores, se presenta el hecho de que el trabajo que se había establecido en el plan de auditoría, no se completó o a que el auditor no registró el trabajo realizado de manera efectiva. Esto no solo incumple los referentes entregados por la NIA 500 evidencia de auditoría, sino que ocasiona un fallo sistemático en todo el trabajo de auditoría en la obtención y registro de evidencia, distorsionando el enfoque para la auditoría de elementos específicos en los estados financieros.

    • Inventario: las principales aserciones relacionadas con el inventario son la existencia, derechos, integridad y valuación, y los procedimientos de auditoría deben diseñarse y realizarse con el único objetivo de verificar las aserciones en los estados financieros.
    • Cuentas por cobrar: las principales aserciones tienen que ver con la verificación de que las cuentas por cobrar existan en la fecha de los estados financieros, que se registren con precisión al valor correcto, y con una verificación de integridad de cuentas por cobrar y su respectivo corte.
    • Cuentas por pagar: las principales aserciones deben enfocarse en verificar la integridad, precisión y valoración de los pasivos, teniendo en cuenta evitar que se no se omitan las cuentas por pagar en el debido registro.
    • Ingresos: el auditor debe tener en cuenta realizar procesos analíticos para evaluarla integridad de los ingresos, así como pruebas direccionales sobre la integridad del registro de ventas individuales en los registros contables.

Sintetizando todo lo citado acerca de NIA 500 evidencia de auditoría, se debe tener en cuenta que para los auditores no hay nada más importante que conocer al pie de la letra los estados financieros de la compañía con la que está trabajando. Otra recomendación es apropiarse de la información relevante que les permita generar una opinión concisa y así mismo recopilar evidencia de auditoria de calidad y útil, generando aserciones verificables y específicas que permitan establecer la verdad de los estados financieros, documentando en todo el proceso de auditoría, el paso a paso de las actividades realizadas para así poder tener el control sobre la evidencia recopilada. No pierda de vista que un detallado y organizado plan que decante en una planificación para obtener evidencia de auditoría es un as bajo la manga, para evaluar riesgos y gestionar de la mejor manera la información.

¿Quiere conocer más acerca de nuestra herramienta de gestión en la nube de la normativa NIA 500 evidencia de auditoría?

Lo invitamos a visitar auditbrain.com, y conocer allí un completo Software de auditorías financieras en la nube basado NIA´s ofrecido por AuditBrain. Este le otorga la posibilidad de aumentar sus ganancias, simplificar la organización de la información interna evitando que se pierda, gestionar de manera correcta la documentación y revisión de su información de estados financieros, y reducción del riesgo de auditoría al estandarizar la metodología.

¡Contáctenos! nuestro equipo de profesionales está dispuesto para atender sus solicitudes.